LA TERCERA COMPUERTA DEL ENSUEÑO.

Hay dos fases en cada una de las compuertas del ensueño. La primera es llegar a la compuerta, la segunda es cruzarla.

Se alcanza la tercera compuerta del ensueño cuando uno se encuentra en un ensueño, mirando a alguien que está durmiendo y ese alguien resulta ser uno mismo. Al ensoñar que uno se ve a sí mismo dormido, se llega a la tercera compuerta del ensueño y se cruza, cuando se consigue moverse una vez que uno se ha visto durmiendo.

En la tercera compuerta del ensueño, se empieza a fusionar la realidad de sueño con la realidad del mundo cotidiano. Los chamanes llaman a este procedimiento completar el cuerpo energético. La fusión de las dos realidades tiene que ser tan completa que se debe ser más fluido que nunca.

En la tercera compuerta se examina todo con gran cuidado y curiosidad, nuestra tendencia es perdernos en detalles. Los ensoñadores empiezan a forjar sus cuerpos energéticos siguiendo los ejercicios de la primea y la segunda compuerta de ensueño. Cuando alcanzan la tercera, el cuerpo energético está preparado para actuar.

 El esfuerzo de los ensoñadores para dirigir sus cuerpos energéticos es descomunal. En la tercera compuerta del ensueño, los ensoñadores tienen que evitar el casi irresistible impulso de sumergirse en todo; y la manera de evitarlo es siendo tan curiosos, que no dejan que nada en particular los aprisione. En la tercera compuerta el cuerpo energético tiene que unir todos sus recursos para poder actuar.

En la primera y la segunda compuerta del ensueño el cuerpo energético actúa con una parte de él. En la tercera compuerta hay que emplearlo en su totalidad para poder completar la tarea de esta compuerta. Para hacerle las cosas más fáciles al cuerpo energético, hay que suspender más que nunca los juicios y los dictámenes de la razón.

En la tercera compuerta del ensueño, la razón es la causa de que el cuerpo energético se
obsesione con detalles superfluos y para llegar a esta compuerta y cruzarla se necesita fluidez, un abandono irracional para contrarrestar esa obsesión.
Ensoñar requiere de toda la energía disponible. Si existe una gran preocupación en nuestras vidas, no hay posibilidad de que ensoñemos.
Para los chamanes, preocuparse significa que todas sus fuentes de energía están funcionando en sostener esa preocupación.

Hay que establecer una prueba válida que permita saber si realmente uno se está viendo así mismo dormido en su cama. La tarea es estar realmente en la habitación, realmente ver el propio cuerpo. De otra manera, es sólo un sueño. Si ése es el caso, hay que controlar ese  sueño ytransformarlo en ensueño, observando sus detalles o cambiándolo.

Tratar de mover el cuerpo energético como si se estuviera en el mundo cotidiano es imposible. Empleamos tanto tiempo y esfuerzo en aprender a caminar que al final creemos que nuestro cuerpo energético también debe caminar. No hay razón por la cual deba hacerlo, excepto que caminar es lo primordial para nuestra mente. Moverse, para cruzar la tercera compuerta del ensueño, no significa caminar.

En la tercera compuerta del ensueño el cuerpo energético entero puede moverse como se mueve la energía: rápida y directamente. El cuerpo energético sabe exactamente cómo moverse.

Para mover el cuerpo energético, solamente debe tenerse el deseo de moverlo. A los ensoñadores les lleva largo tiempo perfeccionar su cuerpo energético. El cuerpo energético está impulsado a examinar detalles y quedarse atrapado en ellos debido a su inexperiencia. Los chamanes se pasan la vida entera completando sus cuerpos energéticos por medio de la maniobra de dejarlos absorber todos los detalles posibles.

El cuerpo energético se abstrae en detalles hasta que está completo y maduro. Y no hay manera de liberarlo de la compulsión de quedar absorto en todo. Pero si uno toma en consideración esto, en lugar de entrar en batalla con él, uno le puede ayudar dirigiendo su comportamiento, es decir, acechándolo.

Ya que todo lo relacionado con el cuerpo energético depende de la adecuada posición del punto de encaje, y ya que ensoñar es el medio de desplazarlo, acechar es hacer que el punto de encaje se quede fijo en la posición perfecta; en este caso, la posición en la que el cuerpo energético se puede consolidar y desde la cual emerge definitivamente.

Cuando el cuerpo energético se mueve por sus propios medios, los chamanes asumen que la posición óptima del punto de encaje ha sido alcanzada. El siguiente paso es acecharlo, esto es, mantener fijo el punto de encaje en esa posición, para de ese modo completar el cuerpo energético. El procedimiento es de una extraña simpleza: uno intenta acecharlo y lo acecha.

Intentar es el secreto. Los chamanes desplazan su punto de encaje a través del intento, y lo fijan igualmente a través del intento. Y no hay ninguna técnica para intentar. Uno aprende a intentar usando el intento.

Anuncios

3 comentarios en “LA TERCERA COMPUERTA DEL ENSUEÑO.

  1. laura

    Muy interesante. Y dificil….Una vez creia estar despierta y note alguien al lado mio durmiendo y lo toque, y del impacto de notar que alguin me tocaba, me desperte, fue cuando me di cuenta que soñaba. No me ha vuelto a pasar. Pero igual es una experiencia parecida a la que cuetas aqui.
    Bueno, un saludo. Me gusta mucho este blog

  2. karen

    a mi me paso algo muy extraño que ya me ha pasado varias veces pero esta vez fue muy intenso, soñe que me paraba y atendia a la bebe pero me di cuenta que era un sueño porque los pañales no estaban de donde los habia agarrado y me vi en la cama dormida y me dio miedo asi ke volvi a la cama a donde estaba mi cuerpo y trate de dormir para despertar del sueño pero de pronto no podia moverme queria tratar de despertarme para tomar mi cuerpo y con mucho esfuerzo percibi una silueta era un señor a un lado de la cama parado justo en la puerta tenia un smoking negro y un sobrero tipo derby de lo ke se usaban antes muy de fiesta y me dio miedo y trate otra vez de dormir pense que abia despertado y viaje por la casa estaba muy oscura pero no podia salir me di cuenta que estaba soñando otra vez

  3. zayo

    hola, por que la compuerta marca solo encontrarse durmido? si me encuentro a mi mismo despierto? eso me ha parecido mucho mas canero.. o si el sueno empieza en mi cama en mi habitacion que me he despertado por la noche me levanto de la cama como si fuera una realidad perfecta sin cambios sueno / realidad casi irreconocible que se trata de sueno pero es un ensueno.. pero claro me levanto entonces “no estoy en la cama” que significado tiene encontrarse durmido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s