TONAL Y NAGUAL

Semejante a dos aves doradas, posadas en el mismo árbol…..El ego y el YO, íntimos amigos, habitan el mismo cuerpo….Mientras el primero gusta de los frutos dulces y amargos del árbol de la vida……El otro observa impasible…..”

Upanishad Mundaka

Estos versos pertenecientes a la sabiduría de la cultura hindú, describen a la perfección, el par de opuestos complementarios, que también están presentes en el conocido símbolo de la cultura china: El Ying y el Yang.

La cultura tolteca, denomina a este par con los nombres de Tonal y Nagual.

Castaneda, nos cuenta en su obra “Relatos de Poder”, la explicaciones  dadas por  su  maestro, el brujo Juan Matus en relación a estos conceptos. Para Matus, la Totalidad de Uno Mismo, estaba dada por la suma de los dos componentes del ser: El Tonal y el Nagual.

“Cada ser humano tenía dos facetas, dos entidades distintas, dos contrapartes que entraban en funciones en el instante del nacimiento; una se lla­maba “tonal” y la otra “nagual”. 

  Según Matus, el TONAL, es el organizador del mundo cotidiano……el tonal  se encarga de poner orden el caos de este mundo material, todo cuanto sabemos y hacemos como hombres es obra del tonal. Todo lo que podamos nombrar, verbalizar o definir, es parte del Tonal. Todo lo que podamos captar a través de los sentidos es parte del tonal. El tonal  empieza con el nacimiento y acaba con la muerte. Existe un Tonal para cada uno de nosotros y hay otro colectivo , formado por la cultura de un lugar y que se sostiene en el tiempo.

Podría definirse al Tonal como una “isla” en la cual acumulamos una cantidad de objetos innecesarios, que acaparan nuestra atención. La “isla” es considerada como lo único que existe, cualquier indicio proveniente de”afuera de la isla” (del nagual), es desechado por el Tonal, que se empeña en negar la existencia del “exterior” , para esto utiliza una poderosa herramienta que de la que dispone: la razón.

La limpieza de la “isla o Tonal”, de todo lo innecesario (emociones densas: rabia, celos, ira, etc. hábitos dañinos: tabaco, alcohol, drogas etc. rutinas etc.), es la primera tarea en que debe abocarse un aprendiz, con esto obtendrá un ahorro de energía formidable, que le permtirá desarrollar una visión que abarque “más allá de la isla”, que le permita capturar las sutiles señales que provienen del exterior, del Nagual.

El Nagual es esa parte nuestra con la cual nunca tratamos……Es nuestra parte “mágica” a la cual rara vez accedemos, al contrario de la razón y el intelecto, su esencia reside en el ámbito de la creatividad, de la fantasía y de la intuición.

Castaneda recibe conocimientos a través de técnicas prácticas para  limpiar la isla del tonal, porque el camino del guerrero no es más que la capacitación para ahorrar energía a partir de reducir la importancia personal, para poder entrar al mundo del nagual. Don Juan le dice a Castaneda que un guerrero no puede andar con lamentos y quejas, porque su vida es un desafío interminable, y no existen formas para que los desafíos sean bonitos o feos, buenos o malos. Los desafíos son sencillamente eso, desafíos. Allí radica la diferencia entre los hombres comunes y los guerreros. Mientras que para los primeros el mundo está lleno de bendiciones o maldiciones, para los segundos es un desafío interminable donde está a prueba su impecabilidad.

 

Anuncios

7 comentarios en “TONAL Y NAGUAL

  1. SUEÑO INICIÁTICO CHAMÁNICO

    Medina del Campo, martes 16 de junio de 2009. El pasado fin de semana he tenido seminario con la escuela Chrisgaia en Alcoy. Hicimos un círculo y formulamos un intento para despertar en el sueño, generamos un vínculo entre los compañeros para ayudarnos a ensoñar. Puede que esto propiciase mi experiencia de la noche del domingo. Después de viajar toda la tarde, unos 800 Km. llegué al hotel y me acosté tranquilo. Pero a las 6:00h me desperté sobresaltado. En otro tiempo hubiese dicho que tuve una pesadilla, hoy pienso que esa forma de referirme al sueño que tuve le restaría significado.

    Me encuentro solo, frente a una hoguera. El fuego es muy intenso, solo se distinguen llamas amarillas, muchas lenguas que emergen de un altar. Se trata de una cama de fuego. Sé que tengo que tumbarme en ella. Sé que tengo que quemarme vivo. Mientras recuerdo el sueño para escribirlo recreo la sensación interna. Un miedo indescriptible. Yo tenía que dar el paso, me sentía obligado a hacerlo. Como si ya supiera que iba a morir y decidiese ser yo quien condujera el proceso. Cuanto antes mejor. Me dispuse frente al lecho ardiente. Recuerdo que me eché un líquido por la cabeza, un acelerante para el fuego. Quería que todo pasara pronto. Doy un paso más y me inclino sobre las llamas, me vuelvo a incorporar y ya mi cabeza está ardiendo. Ahora sé que no hay vuelta a atrás. Pero permanezco unos instantes erguido consciente del paso que estoy dando. Sé que voy a sentir muchísimo dolor físico, eso me aterroriza. También sé que saldré de mi cuerpo físico porque éste morirá, eso también me da pánico, pero no me detengo, finalmente me tumbo sobre las llamas. Aún no siento dolor, las sensaciones se hacen más intensas, calor muy intenso, siento que cada vez la energía es más intensa, continuo consciente, mi conciencia se expande y comprendo que puedo “elegir” despertarme. Me despierto en la cama del hotel, aún siento mi cuerpo incandescente, muy, muy caliente. Poco a poco esa sensación se desvanece y se hace más evidente el alivio de haber “escapado” de las llamas. Ahora no sé si escogí bien. Quizá debí aguantar en la experiencia y no despertar.

    Esta noche reuniré el valor suficiente para convocar al ensueño. También os convocaré a vosotros compañeros de la segunda atención.

    Cartagena, 20 de octubre de 2010. He recuperado este texto para compartirlo en el blog. Poco después, en agosto de 2009, entendí mejor aquel sueño premonitorio. Fui a Liuramae, a participar en Naturaleza Mágica. Nada más llegar se celebró un Temascal. Nunca había participado en un ritual similar. La visión de la hoguera, una base rectangular construida con maderas y piedras, largas llamas ascendiendo mientras la noche caía… y entonces desperté de nuevo en aquel sueño iniciático, se trataba de la misma visión. Allí, en pie frente al fuego supe que había llegado el momento de morir conscientemente, de entregarme al fuego y abrasarme en el temascal.

  2. Pingback: La Piedra del Sol, la Cuenta Larga Maya y kiche, sincronizadas por la ley del centro y opuestos complementarios (Borrador) | Xochipilli - Red de Arte Planetaria -

  3. Pingback: vania TONAL Y NAGUAL | MAESTROVIEJO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s